Redes sociales

Preguntas frecuentes sobre las Redes Sociales

  • ¿Qué son las redes sociales?

    Son los sitios web diseñados específicamente para conectar personas amigas o no. Esto se hace a partir de la creación de un perfil y utilizando las herramientas que proporciona la red social. En ella nos permite escribir opiniones, comentar estados de ánimo, publicar fotos o vídeos, o establecer conversaciones privadas.

    Las más conocidas y utilizadas entre los menores son Instagram, Facebook, Twitter y Snapchat. Cada una de ellas no sólo persigue objetivos distintos, sino que difiere en sus características de privacidad o seguridad, y los menores deben ser conscientes de estas diferencias.

    Existen otras páginas web que incluyen foros u otras funcionalidades, que tratan de desarrollar funciones similares a las de las redes sociales.

    La mayoría de las redes sociales requieren que el suscriptor sea mayor de 14 años, y en ocasiones segmentan sus funcionalidades para jóvenes con edades entre 14 y 17 años, y para mayores de edad. Otras redes sociales permiten usar sus servicios a menores solicitando permisos paternos.

    Si sospechas que tu hijo está participando en una red social sin alcanzar la edad apropiada, o está realizando actividades que requieran una edad sin tenerla, habla con él para asegurarte de que se cumplen las condiciones de la red social o proporcionarle una autorización y hacerle un seguimiento.
  • ¿Cuáles son los riesgos de las redes sociales para los menores?

    Las redes sociales permiten la relación de tus hijos con otros menores o adultos. El carácter desinhibido o anónimo que favorece la red social, puede hacer que algunas interacciones puedan suponer una forma diferente de relación, de la que los menores pueden no ser siempre conscientes.

    Debes estar atento a:
    • • Acceso a contenidos inadecuados: Que pueden venir de enlaces recomendados, publicidad o de información que otros usuarios publiquen, por eso, es conveniente cuidar en qué red social se registran.
    • • Pérdida de privacidad: Cuando nos registramos en una red social dejamos nuestros datos, que pasan a ser propiedad de dicha red. Pero también sin darnos cuenta, ponemos datos de amigos o familiares, sin saber si ellos están de acuerdo con que subamos sus fotos o hablemos de ellos.
    • • Acoso: El acoso puede provenir de otros menores próximos a su entorno cercano, que se denomina ciberbullying, o bien de otros adultos, que se conoce como el cibergrooming, que tratan de atraer a los niños para obtener imágenes de ellos, a cambio de prometerles cosas que les gustan.
    • • Suplantación de identidad: Hay personas que pueden crear perfiles falsos o a partir de datos que conocen de otras personas, que puede dar algún que otro quebradero de cabeza.
    Es importante enseñar a los niños que deben ser responsables y cuidadosos con todo lo que publican en internet, tanto de ellos como de otras personas de su entorno.
  • ¿Qué podemos enseñar como padres ante las Redes Sociales?

    Existen comportamientos que se enseñan a los niños desde el comienzo de su educación, relacionados con el respeto a los demás, que son igualmente válidos en el mundo virtual.

    Los niños y jóvenes deben ser conscientes que en las redes sociales tratan con personas, aunque sea de otra manera, y que por tanto las mismas reglas sirven en este entorno.

    Además es importante transmitirles que no todo vale en internet, y que una vez que una información circula por la red, se puede perder el control de la misma.
  • ¿Existe el anonimato en la red?

    Algunos de los problemas existentes en el comportamiento de los jóvenes, y de los no tan jóvenes, derivan de una concepción equivocada del anonimato en la red. No siempre tu hijo puede saber con quién se está relacionando en Internet.

    Los engaños o las suplantaciones de identidad pueden darse, y tu hijo debe ser consciente de que es posible que su amigo, o el famoso al que sigue, o la institución en la que confía, no sean quién cree que es. Un cierto grado de desconfianza es conveniente.

    Por otro lado, el anonimato nunca es completo. Tu hijo debe ser consciente de que no puede ampararse en este anonimato para tomar acciones inconvenientes o molestar a los demás. Al fin y al cabo, a él tampoco le gustaría que se lo hicieran.

    Ante una actuación grave, incluso si es ejercida como una broma, bien de tu hijo o de su pandilla pueda emprender, las autoridades disponen de medios que permiten localizarlos, incluso aunque piensen que están protegidos por el anonimato en la Red.
  • ¿Qué hacer ante situaciones de acoso a través de las redes sociales?

    Las redes sociales pueden utilizarse para llevar a cabo acoso escolar (ciberbullying), lanzando mensajes amenazantes o insultantes a otros, o distribuyendo fotos o vídeos de compañeros con el objetivo de burlarse de ellos.

    Si sospechas que tu hijo está siendo acosado, por la forma en que se comporta al acceder a redes sociales, habla con él sobre las relaciones que mantiene y, si es necesario, pide que te enseñe los mensajes que recibe. Habla con sus amigos o profesores. Al mismo tiempo, intenta que se sienta cómodo, para que no sienta la necesidad de ocultar su actividad en las redes, agravando su aislamiento.

    Igualmente, conciénciales de la importancia y el daño que pueden causar si ellos mismos ejercen acoso sobre otros compañeros.

    Incluso aunque crean que se trata de una broma, o que pueden ampararse en el anonimato o en conductas en grupo, el daño que ellos pueden infligir es importante y no debe ser banalizado.

    Haz que sea responsable y que no trate a los demás como no le gustaría que le trataran.
  • ¿Cómo se debe tratar la información privada (fotos, videos…) en las redes sociales?

    Los jóvenes deben ser muy conscientes a la hora de publicar cualquier información, especialmente si es privada.

    Debes hablar con ellos para concienciarles de que cualquier información puede ser diseminada y difundida hasta ámbitos que están fuera de su control.

    Recuerda que la palabra escrita “no se la lleva el viento” y que lo que alguien escribe en un momento de descuido puede mantenerse y reproducirse, incluso aunque el mensaje sea borrado de forma inmediata. Ya que internet y las redes sociales además actúan como auténticos amplificadores.

    El fenómeno es aún más grave cuando se trata de imágenes, tanto fotos como vídeos. Aunque en la mayor parte de las ocasiones ello no tiene mayor trascendencia, es importante sensibilizar a los jóvenes de que las imágenes inadecuadas pueden ser utilizadas para fines no deseados, que comprometen la intimidad y la buena imagen.

  • ¿Cómo proteger la privacidad en las redes sociales?

    Recuerda a tu hijo lo importante que es proteger su privacidad. Como regla general, se debe enseñar a los niños a fijar un nivel de privacidad por defecto a un nivel exigente, impidiendo el acceso a su información personal por parte de desconocidos.

    Recuérdale que debe utilizar contraseñas, preferentemente de difícil detección y deducción, y que no ha no compartirlas, ni con sus mejores amigos. Recuérdale que cada cierto tiempo es conveniente cambiarlas.

    Igualmente, debe conocer los riesgos de la difusión de información que pueda comprometer la seguridad de la familia, como el domicilio, teléfono, estado financiero, fechas de vacaciones, tarjetas de créditos…que nunca deberían revelarse en el ámbito público. Esto incluiría a no subir fotos con nombres de las calles o lugares donde se pueda identificar dónde vive el menor.
  • ¿Conoces la diferencia entre un mensaje privado y uno público?

    Es importante concienciar a los jóvenes de la diferencia entre mensajes privados y públicos en una red social, y de las diferentes repercusiones que ambos tipos poseen.

    Hay mensajes que sólo deben transmitirse a una persona concreta, o a un grupo, o a su círculo de amigos, y el joven debe saber cuál es el nivel de privacidad apropiado.

    También deben ser conscientes de que los mensajes pueden difundirse fácilmente a otros ámbitos diferentes.
  • ¿Qué precauciones se deben enseñar respecto a la información disponible en la red?

    Informa a tus hijos sobre las medidas de seguridad básicas para la navegación en redes sociales. Ser conscientes de la existencia de enlaces fraudulentos, de suplantaciones de identidad y de recopilación de información personal.
  • ¿Cuánto tiempo deben dedicar los menores en las redes sociales?

    Asegúrate de que tu hijo no pase un tiempo excesivo en las redes sociales.

    Aunque el tiempo que el menor dedique debe ser fijado a nivel de cada familia y para cada hijo, asegúrate que ello no interfiere con su rendimiento escolar, ni se producen fenómenos de “enganche”.

Recuerda

  • Cada red social tiene unas características de privacidad y seguridad diferentes y los menores deben ser conscientes de estas diferencias.
  • La mayoría de las redes sociales requieren que el suscriptor sea mayor de 14 años o que tenga el permiso paterno para participar en ella.
  • Es importante enseñar a los niños que deben ser responsables y cuidadosos con todo lo que publican en Internet, tanto de ellos como de otras personas de su entorno.
  • Además, enseña a los menores qué contraseñas son las más robustas, que cada cierto tiempo es necesario cambiarlas y que no debe compartirlas ni con sus mejores amigos.
  • Asegúrate de que tu hijo no pase un tiempo excesivo en las redes sociales.